José Miguel Carrera

13 03 2009

José Miguel Carrera, vinculado a tradicionales familias criollas, nació en Santiago el 15 de octubre de 1785. Tuvo una hermana y dos hermanos –doña Javiera, Juan José y Luis- que mientras pudieron le acompañaron en esa su ajetreada vida, que concluyó bajo las balas de un pelotón de fusilamiento en Mendoza (República Argentina) el 4 de septiembre de 1821. Sus dos hermanos le habían precedido en el cadalso, ejecutados en esa misma ciudad el 8 de abril de 1818. La hermana, amarga y trágica sobreviviente, llegó a los ochenta años de edad, falleciendo en Santiago en 1862.

José Miguel Carrera En la historia de Chile es el principal gobernante del período que se conoce como la Patria Vieja: ese intervalo de orientación independentista iniciado con el establecimiento de la Primera Junta de Gobierno -18 de septiembre de 1810- y cerrado con el desastre de Rancagua –1º y 2 de octubre de 1814- que marca la restauración de las autoridades españolas y la Reconquista.

Carrera había llegado a Chile, en viaje desde España, en julio de 1811, y muy pronto empezó a figurar entre las más destacadas personalidades de la capital. Se convirtió en miembro de una Junta de Gobierno el 16 de noviembre del mismo año, y en breve, en dueño del poder, imponiéndose sobre Juan Martínez de Rozas, otro importante personaje de esos tiempos.

Carrera no logró gobernar un período prolongado; no obstante, para mencionar tan sólo sus logros más significativos, bajo su conducción política apareció el primer periódico chileno, se creó la primera bandera nacional y el primer escudo, poniéndose además en vigencia un Reglamento Constitucional. En materia internacional, se iniciaron entonces las relaciones oficiales de la joven República de los Estados Unidos, las cuales pueden personalizarse en el Cónsul Joel R. Poinsett.

Cupo a Carrera, asimismo, organizar el primer Ejército patriota, el cual debió enfrentar las fuerzas realistas que, por orden del Virrey del Perú, vinieron a Chile en marzo de 1813 con la intención de dominar la incipiente rebelión criolla encabezada por aquél. Con motivo de tales acciones militares, Carrera se aparta del poder político; meses más tarde es privado del mando militar.

Poco después, Carrera cayó prisionero de los realistas, de cuyas manos logró escapar a mediados de 1814. Ya había surgido entre él y Bernardo O’Higgins, su sucesor en el mando de las tropas, una honda animadversión que, andando el tiempo, convirtieron en odio ciertos hechos dolorosos que registra la historia.

Mediante un golpe de Estado, Carrera reconquistó el poder político el 23 de julio de 1814. O’Higgins no aceptó esta situación y se produjo un encuentro armado entre ambas partes. Mientras tanto, las tropas realistas avanzaban desde el Sur hacia la capital. Frente al peligro, O’Higgins y Carrera unieron sus fuerzas; pero, como hemos apuntado, la batalla de Rancagua, a comienzos de octubre de ese año, marcó la derrota definitiva de los patriotas. La desunión de los criollos había herido de muerte a la Patria naciente.

Restablecidas en Santiago las autoridades españolas, los jefes patriotas emigraron a Argentina. Entre ellos iba Carrera, quien no regresaría a Chile.

Desde ese momento, nuestro personaje adquiere un relieve que, más allá de las fronteras de nuestro país, hace de él un actor de las luchas americanas. Enemistado con José de San Martín –quien se inclinaba a favorecer el bando o’higginista- resuelve ir a Estados Unidos, hacia fines de 1815, con el ánimo de conseguir apoyo para la causa emancipadora. A pesar de su desconocimiento del idioma, de una absoluta carencia de fondos y de la política neutralista de aquella potencia, Carrera logra montar allá una expedición que, integrada por algunas naves y un grupo plurinacional, inicia un viaje escalonado a Buenos Aires a fines de 1816.

Cuando llegó a su destino vio frustrados sus planes de pasar al Pacífico. Intervino entonces en las luchas civiles argentinas y durante un período se radicó en Montevideo donde, con una pequeña imprenta, reinició la actividad política contra sus adversarios chilenos y argentinos. Pasó luego al norte argentino y, más tarde, se engolfó en las pampas, donde, encabezando un grupo guerrillero, prosiguió su afanosa lucha por retornar a Chile. Estaba obsesionado además por la idea de vengar la muerte de sus hermanos; pero no alcanzó sus objetivos: ni regresó ni se vengó.

Últimos momentos de Carrera Finalmente, en un episodio que no carece de elementos de traición, fue aprisionado cerca de San Juan y fusilado en Mendoza, como ya recordamos.

La presente reseña biográfica tal vez no haya destacado su figura como lo que realmente es: una de las más preclaras en la independencia de Chile. Además, aunque fue un gran paladín, inspirado primordialmente en librar a su tierra de dominación externa, Carrera pensó siempre en términos que iban más allá de las fronteras nacionales, como lo revelan su correspondencia y, particularmente sus actuaciones. Bástenos citar una carta suya, fechada en Nueva York a 6 de julio de 1816, en la cual decía a Simón Bolívar:

Todas las noticias recibidas hasta hoy nos aseguran de los progresos de ese virtuoso y valiente ejército, que sin duda se adquirirá la gratitud de todos los buenos hombres del globo… Si los poderosos pueblos de América combinan sus operaciones y establecen sus relaciones, acabarán de un soplo con sus enemigos… Corónese V. E. de laureles haciendo feliz esa preciosa parte del Nuevo Mundo.

Como escribe Vicuña Mackenna, el plan informe que brotaba de la mente de Carrera, aún novicio en los sistemas políticos, era el mismo proyecto que había alumbrado más temprano en las sienes de Bolívar: uniformar la causa independiente de América, dándole un centro común. Tal vez por esta razón ese historiador predecía que como caudillo del alzamiento americano, Carrera ocuparía en la posteridad “un puesto supremo entre las más grandes nombradías de la revolución”.

Esta predicción –que todavía suscita juicios diversos en esa posteridad en la cual confiaba Vicuña Mackenna- no constituye tan sólo un aislado anuncio causado por la admiración hacia Carrera que sentía el fecundo historiador. Hemos encontrado un análogo testimonio contemporáneo. En una carta de la época, su remitente manifestaba al general chileno:

“Ud. es considerado en este país [esto es en los Estados Unidos] como el único campeón de las libertades de Sud América sobre cuyos principios debe ponerse una entera confianza, y el único que puede conducir la revolución a un desenlace feliz y a una útil conexión política entre Sud América y los Estados Unidos………. La expedición por cuyo conducto recibirá Ud. la presente puede decirse que ha sido originada en las conferencias con Mr. Madison que yo tuve el honor de conseguir a Ud.” (Carta de David Porter a Carrera, fechada en Washington a 15 de noviembre de 1817)

Confirmado este juicio de Porter, el general argentino Tomás Iriarte escribiría años más tarde:

El nombre del brigadier general don José Miguel Carrera pertenece a la historia y ella no ha de olvidarlo como uno de los primeros y más esforzados campeones de la guerra de la Independencia; y con tan reconocidos títulos como los más esclarecidos guerreros que pelearon por la emancipación de la América en ambos Continentes….…. El general Carrera, como uno de los primeros fundadores de la emancipación de Chile, cosechó el martirio; pero él ocupará un lugar prominente en los anales de la América del Sur. Su gloria, pues, es imperecedera.

Tal es la importancia de José Miguel Carrera: primera figura de la Patria Vieja y protagonista en la independencia nacional; autor y actor de una gestión de alto vuelo en los Estados Unidos; polemista de relieve en las márgenes del Plata; partícipe en las luchas civiles argentinas y figura de primer plano en el proceso que condujo al establecimiento de la Confederación en el vecino país.

Fuente: Barros, J. M., Archivo del General José Miguel Carrera, Tomo V, Diario de Viaje a Estados Unidos de América, Santiago, Sociedad Chilena de Historia y Geografía, 1996, pp. 9-12. Este texto es el prólogo de dicho Diario de Viaje, por lo tanto se han omitido las referencias que se hacen en el texto a éste Diario de Viaje.

Anuncios

Acciones

Information

11 responses

3 08 2009
yasmin

grax me sirvio mucho la info de esta pag

8 08 2009
rodrigo

esto no me sirvio de nada no obstante me gusta jose miguel carrera

12 08 2009
chamakiitha

grax me sirvio muxo esta pagimha te kero muxo sewua

26 08 2009
Zhamakito ! x3

Pura Seka La Cuestion ¬¬ La Unika Wea Buena Son Las Imagenes 77

4 11 2009
Elix..mixili..!

hola..
esta pagina me iso entender de muchas cosas sobre el
a parte ise una tare por esto
a si que muchas gracias adiós

8 11 2009
Baltazar

buena la info m cirvio d arto ^^ ….

7 11 2011
Lucas¡

Esta buena me ayudo en una tarea gracias

12 02 2012
juan oviedo nuñez

si carrera no se hubiese enemistado con ohiggins hubiese vivido y podria a ver sido mandatario durante la republica.

23 05 2012
jota

la idea es q diga QUE HIZO J.M.CARRERA en la patria vieja

20 08 2012
tety

PUTa pero bien me ayudo la wuea

18 11 2012
loka

sirve caleta la pag

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: