Las desavenencias entre Santiago y Concepción según José Miguel Carrera

17 04 2009

A principios de enero, cuando aún no se sabía en Concepción la noticia de la deposición del Congreso, se inter­ceptaron pliegos de aquella Junta para el Congreso y sus diputados, mandándoles hacer protestas contra los acontecimientos de noviembre, ofreciendo las fuerzas de la provincia para sostener el Congreso, y man­dando a los de Concepción que se retirasen. Ya Martínez de Rozas disponía en pie el ejército y hablaba con mucha energía.

De resultas de esto mandé a O’Higgins a Concepción, para hacer a [Martínez de] Rozas proposiciones amistosas y para asegurarle de mis buenos sentimientos hacia mi patria. No muchos días después mandé a mi padre, don Ignacio de Carrera, con doscientos veteranos a tomar posesión de Talca para evitar las intrigas de Con­cepción.Ex-Catedral de Concepción

Solo en el Gobierno trabajaba con una actividad extremada, particularmente en la organización de la fuerza militar. La inspección de caballería recibía una buena organización; el batallón de Granaderos se elevó a la respetable fuerza de 1.200 hombres; se reformó el cuerpo de 300 Dragones por inútiles y se le­vantó el de Guardia Nacional de 500 plazas; la artillería se aumentó a 400. Se quitó a los frailes de San Diego el convento y se levantó en él un famoso cuartel de caballería; se hicieron 10.000 lanzas y 1.500 tiendas de campaña, vestuarios, monturas para todos los cuerpos, municiones de todas clases y, por último, cuanto se necesitaba para la defensa de un país, que hasta entonces estaba enteramente expuesto a ser presa de cualquier enemigo por falta de artículos de guerra y de organización en sus fuerzas. El pueblo no fue oprimido con contribuciones, sólo se aumentaron los derechos en algunos ramos y con esto se veía atender a unos gastos de tanto bulto.

Don José Santiago Portales y don Nicolás Cerda ocuparon las dos vacantes del Gobierno; don Juan José Aldunate renunció a una.

Concepción seguía su apresto militar, los diputados del Congreso tuvieron licencia para regresar a su provincia y acabaron de alarmar los ánimos pintando a la capital capaz de recibir la ley de las tropas de Concepción: no reflexionaban aquellos ignorantes lo que puede un trabajo constante.

Lee el resto de esta entrada »





El diputado O’Higgins

22 01 2009

Ocurrieron luego en Santiago -y sus ecos llegaron al Biobío- hechos cruciales. Murió el gobernador Luis de Guzmán, sucediéndolo el brigadier Francisco Antonio García Carrasco (1808). Renunció Carrasco tras diversos conflictos, especialmente con el cabildo capitalino. Fue sustituído por Mateo de Toro, conde de la Conquista, y éste por una Junta de Gobierno que él mismo presidía (1810). Vocal del organismo: Martínez de Rozas. La Junta declaró ser fiel al Trono y a su titular prisionero, Fernando VII, pero los monárquicos la calificaban de paso disimulado hacia la independencia. Convocó un “congreso de diputados”… el Primer Congreso Nacional. Lee el resto de esta entrada »